problemas hosting. CHEKA LO NUEVO SEDUCCION DESDE CERO¡¡¡¡: entendiendo a las mujeres

S. D. Cero

S.D.0
LO ULTIMO QUE ESCRIBI

CREA TU CARACTER

busca tu estilo o copia el que te paresca pero hazte fan de facebook. mmm y seguro no hay ningun link de sexcrack creo...

entendiendo a las mujeres

domingo, 12 de septiembre de 2010
Bookmark and Share
, escrito por el miembro a la hora 17:00


bueno de mucho tiempo, pero les traigo algo largooooooo.
en seducción defino como la capacidad de inventarse a uno mismo (o reinventarse) de acuerdo a una construcción original de uno mismo, tomando en cuenta un estudio personal de lo que uno es y de lo que uno quiere reflejar.  
Un seductor se define a sí mismo como una producción original, como una marca personal. Y es justamente esta metáfora la que se ajusta más a la configuración interna y externa que realiza un seductor para mostrarse ante los demás y para desarrollar algo que se denomina su “concepto”.
El “concepto” en una marca es la forma en que te defines y la forma en que esperas que las personas te definan cuando alguien les pregunta ¿Oye y quién es (pon tu nombre)? El concepto se define por los adjetivos con los que te describen, por ejemplo, pueden decir: el gordo, el flaco, el alto, el mono, el metalero, el ejecutivo, etc. Ese concepto es lo que proyectas a los demás y en el caso del seductor ese concepto no es fruto del azar, mucho menos del descuido, por el contrario es fruto de la planeación, del cálculo, del ejercicio creativo y también estratégico.
No basta sólo con llamar la atención, tienes que ser escogido. Esa es la esencia de la seducción, y es precisamente el punto donde fallan mucho, son llamativos, logran captar la atención, pero a la postre no son escogidos, porque llegan algunos que pueden ser sutiles, discretos, no necesariamente tan rimbombantes y son escogidos, cierran el trato.
Al hablar de estos temas la seducción se encuentra directamente con su pariente más cercana: la persuasión. Y al desarrollar mecanismos de recordación y elección tenemos una serie de principios que vale la pena que tengas en mente, porque si estás desarrollando tu propio concepto persona y tu propia “marca” personal necesitas saber cómo escogen las personas, y concretamente cómo escoge tu público objetivo: las mujeres (aunque estos principios se aplican básicamente a cualquier persona, tus clientes, quienes eligen políticos, quienes compran un producto), y para empezar te daré tres principios clave:
1. No puedes suponer que las personas saben lo que quieren: cuando hablas con mujeres tienen en su mente algo claro de lo que desean, sin embargo su concepto y deseo puede cambiar y pueden resultar con alguien con quien, en principio, no habían pensado que estarían. El no tener claridad sobre lo que en realidad desean crea una brecha que tú puedes aprovechar a través de dos mecanismos: no creyendo lo que ellas te dicen que quieren, y mostrándote como una persona deseable. Como dirían los expertos en mercadeo “enseñándoles a escogerte.”
2. No ha de suponerse que la gente dice la verdad: y no la dicen porque sean mentirosos (aunque a veces este sea el motor) sino porque tienen poco conocimiento de sí mismos. Si una mujer te dice “yo nunca haría eso” o “me gustan los hombres así y así”, duda en principio de ello. El principio de decisión y escogencia es inconsciente, no tenemos acceso a los criterios profundos que nos hace escoger algo o alguien, por lo cual cualquier cosa que digamos al respecto es simple especulación. No vayas al extremo del escepticismo, pero toma con pinzas las palabras de los demás, parte del principio de la duda, y considera que los seres humanos somos contradictorios e impredecibles.
3. Es peligroso suponer que las personas se comportan de una forma racional: acá existe otra brecha que puedes tomar a favor. Si las personas fueran racionales harían escogencias de acuerdo a la lógica, sopesando beneficios y pérdidas y tendrían métodos de toma de decisiones basados en los argumentos, la experiencia y la conveniencia. Pues bien, la realidad es que la gran parte de las decisiones humanas se basan en las emociones, en lo que sienten, en su intuición, en creencias (algunas de ellas mágicas e ilusorias) y en principios y estructuras inconscientes. ¿Por qué elegimos a los mismos políticos de siempre? ¿Por qué seguimos fumando y tomando alcohol cuando sabemos que es lo más correcto para nuestra salud? ¿Por qué cierta mujer sale justamente con el tipo de hombre que le genera más sufrimiento? ¿Por qué repite el mismo patrón emocional una y otra vez? Cuando seduces no lo haces por tus argumentos o porque suponga la mejor decisión para la persona, lo haces porque lograste hacer lo que yo denomino un fuerte giro emocional, que se convirtió en una elección.
La persuasión encontró una estructura en la mente humana responsable del proceso de elección, que como dije arriba es el momento clave del proceso de seducción, y es como sigue:
A. Consciente racional
B. Preconsciente (prejuicios, suposiciones, temores, motivaciones emocionales), que pueden llegar a la conciencia con algún trabajo de introspección.
C. Inconsciente: No sólo no nos damos cuenta de nuestras verdaderas motivaciones sino que tampoco podemos discutirlas. Es una caja negra, inaccesible, simbólica, caótica.
El decisor más importante es la esfera inconsciente, las motivaciones más ocultas que encierran los seres humanos y que han sido objeto de estudio por los psicólogos y los expertos en mercadeo. Así que partimos de una cierta base, de un piso, para conocer qué es lo que persuade a las personas por el hecho de ser humanos, aparte de sus historias personales y sus particularidades. El libro “The hidden persuader”, de Vance Packard, una obra maestra de la década de los 70’s y que se ha convertido en la biblia de los persuasores describe 8 necesidades claves que se han encontrado en los seres humanos y que tú puedes capitalizar en tus interacciones con las personas.
Recuerda: saber es poder. Si deseas ser poderoso, influyente, exitoso, el estudio del comportamiento humano será la clave para lograrlo. Ahora bien, te describiré las necesidades humanos descritas por Packard en su obra:
1. Necesidad de seguridad emocional: El persuasor exitoso es aquel que puede suministrar a la mujer una sensación de estabilidad emocional, se apoyo y de soporte a sus sentimientos. Las palabras claves son protección, seguridad, apoyo y soporte, grábatelas a fuego en tu mente porque las personas responden al uso de estas palabras en las interacciones. En tus conversaciones conecta con las emociones pasadas, con las emociones de la niñez, con las emociones de los buenos momentos del pasado, conéctate a esas emociones que las personas traen al recuerdo e insértate en ellas. Con las emociones sucede algo muy interesante: cuando contamos una historia de gran carga emocional traemos todo el escenario, las cosas, las personas y las ponemos justo al lado nuestro. Mientras estás tomando un café de repente aparecen tus amigos de colegio, aparecen los juegos, aparece un atardecer junto a la playa junto a alguien especial, y ese alguien aparece allí, a tu lado, en la cafetería, así que aprovecha que ella ha traído todo eso a tu lado e insértate en la película, escucha atentamente, observa lo que ella ve y conéctate emocionalmente siguiendo la cadena de emociones que ella tiene, si habla de un atardecer la clave es conectar con esa emoción y subirla en las montañas rusas de tus emociones, como en un juego virtual puedes llevarla a pasear literalmente por donde desees.
2. La afirmación del propio valor: El persuasor así como conecta con las emociones y sentimientos, también conecta con la autoestima de la mujer, conecta con aquella parte de sí misma que cuando habla siente que tiene al frente un espejo que le retroalimenta valor. Nos gusta sentirnos valiosos, útiles e incluso necesarios, así que las palabras tienen que mostrar esto, hablar de genialidad, de importancia, de “lo que haces es increíble”, etc genera en nuestro auditorio ganas de seguirlo escuchando, sobre todo porque no son muchas las personas que pueden brindar halagos sinceros y dirigidos a dimensiones que pocos lo hacen, muchos halagan la evidente belleza, la forma de vestir, pero pocos reconocen atributos de personalidad, de manejo emocional, de emoción, los que apuntan a estos flancos se suman varios puntos si, además son capaces de afirmar el valor de forma esporádica y sin ser predecibles, justo cuando existe la oportunidad y no de forma gratuita y descontextualizada.
No es lo mismo cuando ella te dice algo que resulta ser preciso y tu valoras su “intuición y agudeza” que cuando ella no dice nada y tu le dices lo mismo. Lo primero conecta y produce bienestar, lo otro no crea sintonía y se nota prefabricado.
3. La compra de satisfactores del propio yo: Necesitas ofrecer confianza y placer. Necesitas proporcionar situaciones que produzcan bienestar, diversión, entretenimiento, relajación. La individualidad de las personas requieren espacios donde puedan ser ellos mismos y sentir satisfacción con lo que son y con lo que expresan. Por ello debes identificar los núcleos de satisfacción de la persona con quien estás, ¿le gusta bailar?, ¿se siente verdaderamente libre y famosa en un karaoke?, ¿se siente feliz y plena al estar patinando un domingo?, ¿se siente útil cuando está cocinando? Encuentra a través de la charla estos elementos y poténcialos en las interacciones, si escuchas atentamente ella misma te dirá de forma tácita cuáles son los planes que la llenan de satisfacción.
Y acá hay una nota importante: alguno me preguntará, “pero cómo así, ¿nos estás pidiendo que ella configure nuestra agenda y que hagamos lo que ella quiere sólo para satisfacerla? ¿Y nosotros qué?” Pues bien es una extraordinaria objeción dicha desde la orilla de la seducción tradicional. Para mí la seducción consiste en el estudio de cómo conectan las personas, conectamos de forma inconsciente porque hacemos todo lo que este blog dice casi sin pensarlo, de forma inconsciente, y encontramos que lo que la satisface a ella también me satisface, y que ella conecta con nosotros en la misma forma e intensidad que nosotros con ella. Para mí la seducción es buscar, conocerse, abrirse al mismo, dejando de lado el egoísmo del traerla a tu mundo y que ella mire a ver si se amaña o no, sino más bien pensando en que la cosa es recíproca: yo la traigo a mi mundo y me voy al de ella, porque eso es la seducción, abrirse al fascinante mucho femenino y que ellas lo hagan al mundo masculino y que en los dos mundos tengamos diversión, placer y emociones intensas.
4. La venta de escapes creadores: La idea es literalmente sacarla de su mundo de rutina, de su mundo predecible, de su tensión diaria, de su vida de soledad, angustia o tristeza por x o y factor. Todos tenemos momentos oscuros, lugares que nos tienen prisioneros, lugares del pasado, del presente o del temor al futuro, lugares donde habitan nuestros fantasmas, nuestros temores, las dudas, etc. Los escapes creadores consisten en identificarlos, cuando alguien tiene estos miedos y conecta con alguien que le genera confianza no tardará en dar pistas sobre estos lugares, la idea es que tu empieces a habitar esos lugares proveyendo lo contrario a esos fantasmas y miedos. Te daré un ejemplo, una mujer que recibió comparaciones en su anterior relación de pareja y que la repetición de estas condujo a una pérdida de autoestima, necesita alguien que afirme su yo y le provea escapes creadores donde se sienta única y maravillosa, donde se sienta hermosa y se sienta valorada. Una fiesta, una celebración donde ella tenga que arreglarse, vestirse y maquillarse de forma especial puede ser la oportunidad para mostrarle que está hermosa y que es maravillosa.
Tú tienes el poder de crear estos escapes creadores, y el requisito para crearlos es escuchar y ser creativo. Sólo tú podrás configurarte de tal manera que puedas generarlos para esa mujer en particular que te gusta.
5. La adquisición de objetos de amor: Es importante que asocies los objetos, tales como detalles, a emociones profundas que desees transmitir, lo simbólico puedes expresarlo a través de objetos que “bautizas” con mensajes, por ejemplo un atrapa sueños, una pintura, una canción dedicada de forma precisa.
6. La sensación de poder: A las personas les agrada sentirse poderosas, y eso alude a la sensación de autonomía, decisión. Si eres de los que en tu relación se hace lo que tú dices, cuando dices y a la hora que dices lo más seguro es que estés vulnerando esta necesidad en las personas. En una relación nos gusta sentir que la otra persona es poderosa (y no un pusilánime) pero también nos gusta sentirnos poderosos.
7. La venta de sensación de arraigo: Alude a la emoción de pertenecer, de acoger a la mujer en un espacio donde ella puede crear y donde puede tener reconocimiento, amistad, que es de alguna manera su sitio. Tus amigos también son claves en este proceso cuando la reconocen y la introducen en su espacio de amistad, incluyéndola, invitándola, tomándola en cuenta, escuchándola. Ella desarrollará emociones intensas a ti y hacia ese mundo al que ella empieza a valorar y a sentirse parte. Si hay algo que detestamos es la sensación de ser excluidos, de salir, de ser expulsados. El vínculo social y la pertenencia son un vicio.
8. La seguridad de una inmortalidad: El persuasor exitoso no solamente ofrece placeres o seguridades terrenales sino que responde una pregunta latente en los seres humanos y que tiene que ver con la espiritualidad y la trascendencia, con las preguntas de nuestro lugar en el mundo, del sentido de existir, de la causa del sufrimiento. El persuasor tendrá que ser una mezcla de sacerdote, chamán y filósofo que también provea profundidad, que a su vez significará seguridad. Las personas detrás de lo espiritual buscan seguridad y alivio al inevitable temor a la muerte, si le das respuesta desde la espiritualidad (no la religión) a esos interrogantes serás sin duda un refugio incomparable.
Nuevamente te recomiendo que leas este valioso libro, es realmente valioso al momento de mostrar cómo nuestra estructura es tan compleja pero a la vez predecible y que encontrando la motivación clave puedes tener una mejor conexión. Lo que funciona con las mujeres también funciona con todos, simplemente desarrolla la habilidad de identificar cuál de las motivaciones es la clave del vínculo, con algunos será una sola, con otros será una mezcla de varias. Los estudiosos de la persuasión (como Vince Packard, Kevin Hogan, Edward Bernays, entre otros que puedes investigar por tu cuenta) nos indican que la clave está en desarrollar conexiones personales y no conexiones por defecto (como se enseña en la seducción clásica), conectar individuo por individuo y luego en grupos.
El gran error ha sido pensar que las mujeres son iguales, y más aún que las personas son iguales, y que los mismos patrones funcionarán una y otra vez, lo que la psicología nos muestra es que somos diferentes y que el maestro de la seducción logra conectar con las necesidades individuales y el lenguaje personal de cada persona.
Luego continuaremos con este tema.

bueno esto estuvo largo
hasta otra

ULTIMOS COMENTARIOS 0 comentarios:

Leave a Reply

Publicar un comentario

CHATEA, OPINA Y CRITICA A LOS PROFESIONALES

linwithin

Related Posts with Thumbnails
Se ha producido un error en este gadget.

lo ultimito